ESPECIAL | CLAP, bandera de victoria alimentaria en latinoamérica

Comparte y difunde

Como nunca antes, Venezuela enfrenta importantes desafíos en un contexto de guerra no convencional del unilateralismo que el hegemon norteamericano aplica a las economías progresistas de América Latina y el Caribe como método político de neocolonización y como arma para generar hambre y pobreza.

Para combatir este flagelo que se acompaña de un ilegal cerco financiero y económico en la nación y que se expresa en severas afectaciones al sistema de producción de alimentos, el Presidente de la República Nicolás Maduro, lanza en el año 2016, la contraofensiva de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), lo que ha derivado en el milagro de sostener en este 2019, a seis millones de hogares vulnerables en todo el país, impactando a 24 millones de personas con alimentos a precios subsidiados.

La distribución consolidada del Programa CLAP 2016 – 2019, registra 333 millones 469 mil 106 paquetes, equivalentes a 5 millones 2 mil 37 TM.

Es así como se garantiza el derecho fundamental a la alimentación de los más vulnerables quienes son las primeras víctimas de una guerra económica que con fines políticos es encabezada por los sectores de la burguesía nacional e internacional, y en este combate por la paz, el Gobierno Bolivariano, eleva su compromiso social con el desarrollo de esta decidida política pública que impacta positivamente a los sectores más desposeídos.

Es entonces, un modelo libre y soberano, único en el mundo por su carácter humanista, de inclusión social y de defensa del derecho sagrado a la alimentación.

Por otra parte, ante el agotamiento del modelo rentista se impulsa el desarrollo de la Agenda Económica Bolivariana, en donde se colocó como primer motor a la agricultura para garantizar la alimentación del pueblo.

En combinación, con los CLAP, se suma la visión estratégica de expansión productiva con el Poder Popular, los sectores productivos públicos y privados y se genera un modelo de fabricación y distribución de productos de primera necesidad en todo el país.

CONTRAOFENSIVA FRENTE AL HAMBRE QUE PRODUCE EL NEOLIBERALISMO

Con los CLAP, durante el año 2019, se ha logrado la distribución directa de más de 120 millones de combos de alimentos equivalentes a más de 1 millón 800 mil toneladas, con un subsidio de protección al pueblo venezolano por el orden del 99% lo que es equivalente a $17 en precio comercial, beneficiando a más de 7 millones de familias mensualmente.

Estas cifras reflejan el esfuerzo del Ejecutivo Nacional, para superar las dificultades económicas a la que países de la región se suman con cercos financieros y comerciales de carácter imperialista, impidiendo las relaciones de intercambio que van dejando secuelas y afectan la vida de millones de venezolanos.

En este contexto, vale destacar que Venezuela levanta las banderas de la inclusión social y demuestra ante el mundo el respeto a los Derechos Humanos con la creación de los CLAP, como método de defensa ante países hermanos que emulan las acciones del hegemon, como Colombia que de acuerdo a la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), asegura que en total 2,4 millones de colombianos sufren de subalimentación. Muchos hermanos del país neogranadino son beneficiados en Venezuela con esta política pública alimentaria.

Lo propio ocurre con otros gobiernos de las élites imperiales y de políticas neoliberales en la región como Perú, donde la FAO a través del Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutrición en América Latina y el Caribe 2019, reveló que, en la nación Inca, 3 millones 100 mil personas sufren de hambre, es decir, el 9,7% de la población.

También, organismos internacionales dedicados al estudio de los derechos sociales en el mundo como Unicef y el Programa Mundial de Alimentos (WFP), indican que Haití es el país de la región con más hambruna, prácticamente la mitad de su población (49,3 %), producto de la ausencia de la gestión de gobierno para paliar esta situación.

En Argentina, estudios de la FAO, revelaron que durante la gestión del ex -presidente Mauricio Macri, aumentó a 5 millones el número de personas con inseguridad alimentaria grave.

En ese orden, se pone al relieve como en Latinoamérica y el Caribe donde las políticas neoliberales que producen estos flagelos inhabilitan a los gobiernos de la región a responder sobre esta demanda.  Ante esto, los objetivos y metas de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, implica lograr un mundo sin hambre, inseguridad alimentaria y malnutrición en cualquiera de sus formas, lucha donde Venezuela se inscribe para garantizar los Derechos Humanos fundamentales.

Mientras tanto, Venezuela ha recibido importantes reconocimientos de la FAO durante décadas, por la reducción del hambre y la pobreza extrema en más del 50 por ciento en todo el país. Se suman otros organismos multilaterales como la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), que reconoció el esfuerzo para disminuir los niveles de subnutrición.

El empeño de la Revolución Bolivariana en garantizar la alimentación a su pueblo y combatir el bloqueo financiero ilegal que impide el libre acceso de bienes y servicios para el bienestar de los ciudadanos, es hoy una bandera de lucha que va cosechando victorias patrias.

ENTRAMADO SOCIAL CONTRA LA GUERRA MULTIFORME

Otra de las bondades de los CLAP, es la entrega sin intermediarios de los alimentos a través de la organización del Poder Popular, como el Movimiento Somos Venezuela, comunas, consejos comunales y movimientos sociales de jóvenes como Robert Serra y Frente Francisco de Miranda y las mujeres en Unamujer, entre otros, que permite desde el territorio la identificación de la cartografía social como carta de navegación para la atención a las víctimas de la guerra económica.

Con ello, otros mecanismos de atención y de identificación de oportunidades, fortalezas, debilidades y oportunidades en el censo demográfico y prioridades propias que establece la comunidad a través de la Red de Articulación y Acción Sociopolítica (RAAS), liderada por la militancia de la Unidades de Batalla Bolívar Chávez (UBCh) del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y que dan como resultado un entramado social de accionar para la atención prioritaria.

Se suma la Milicia Nacional Bolivariana, que es garante en el territorio de la contraloría social de todo el proceso de comercialización, distribución y atención a la vulnerabilidad y que hoy en la dinámica democrática del país, es eje fundamental para la producción de alimentos en el territorio.

El Ministerio del Poder Popular para la Alimentación, se pone al frente de la batalla y garantiza la distribución a precios subsidiados por el Estado y que en la práctica diaria se cumpla con la Ley Constitucional de los CLAP, que tiene su origen en la comuna.

Estas formas de articulación también tienen como objetivo impulsar la actividad de agricultura urbana y periurbana para llevar a las mesas de los venezolanos las principales hortalizas, verduras y frutas cosechadas dentro de las propias comunidades. El arrime de alimentos por parte de pequeños productores es también una meta en expansión dentro de la nueva estrategia diseñada y apoyada por el Ejecutivo.

  “Los CLAP son la expresión de la cooperación, la solidaridad y el futuro. Gracias a ellos esta Patria empieza a vivir una verdadera Revolución productiva. Con el Poder Popular vamos camino a la igualdad”

 Nicolás Maduro

POLÍTICA SOCIAL CON MARCO JURÍDICO CONSTITUCIONAL

La Ley Constitucional de los CLAP, publicada en Gaceta Oficial N° 41.330, de fecha 29 de enero de 2018, promueve un sistema de distribución justo y sano de los artículos de primera necesidad que desde el año 2013, venían siendo utilizados como mercancía por sectores dominantes.

La envestida de la guerra multiforme apuntaba a la reventa, la especulación y el acaparamiento de alimentos por pequeños grupos de poder, mientras que el saqueo y contrabando de extracción era protagonizado por sectores de la burguesía colombiana y con esto se alimentaba a buena parte de la población neogranadina, bajo la mirada complaciente de sus autoridades.

Con la creación de los CLAP, se combate este flagelo, se identifica a los enemigos y se inicia una era de contraloría social sostenida y de defensa de la soberanía expresada en el derecho a la alimentación.

CLAVE: TERRITORIALIZACIÓN DE LOS CLAP Y PRODUCCIÓN LOCAL

El Jefe de Estado, Nicolás Maduro, aprobó el 4 de septiembre la territorialización CLAP. Esta estrategia conduce a reducir los gastos operativos y logísticos asociados a los altos costos de transporte, evita la especulación y permite consolidar el ciclo para llegar manera oportuna a los más de 6 millones de hogares registrados, además de disminuir los costos de transporte en más de 50% y estimula la economía y producción local.

Hoy en día, 16 estados del país tienen la posibilidad de armar los combos de alimentos en sus propios estados con la producción local, lo que rige la política de disminución de importaciones, así como la dependencia. Esta es una meta asociada a la defensa de la soberanía alimentaria.

En la actualidad se demuestra un incremento de la producción del sector agroindustrial, mediante el establecimiento de alianzas estratégicas en 44 plantas industriales, ubicadas en 12 estados del país.

Esta metodología permite la incorporación de la inversión privada; promoviendo e incrementando la producción de alimentos en las diversas regiones del país con un aporte en el orden de 25%, a la producción nacional de combos CLAP y la sustitución progresiva de alimentos importados en favor de los producidos localmente.

DIVERSIDAD DE PRODUCCIÓN Y VICTORIAS PATRIAS

Desde el lanzamiento de la política de los CLAP, se registra un importante desarrollo y avances en diversas formas de distribución y producción.

Actualmente, diferentes Comités Locales de Abastecimiento y Producción a lo largo de la nación, producen alimentos de ciclo corto como legumbres, tubérculos, raíces y cría de especies menores como es el caso de conejos, ovejas, gallinas, entre otros animales, así como artículos de higiene personal y limpieza del hogar, entre otros.

Esta es una muestra de la Venezuela heroica que no se detiene ante las amenazas imperiales y con un carácter Robinsoniano de aprender haciendo da la batalla y alcanza cada día nuevas victorias y durante el 2019, se ha mantenido un promedio mensual de distribución superior a los 8 millones de combos.

Siendo la distribución consolidada del Programa CLAP 2016 – 2019 de 333 millones 469 mil 106 paquetes, equivalentes a 5 millones 2 mil 37 TM.

De la misma forma, se han desarrollado instrumentos como el CLAP pesquero, que se encarga de la distribución de productos derivados de la pesca, o el CLAP textil, encargado de la confección de uniformes escolares. Esta modalidad de asignación permanece en manos del Poder Popular, en combinación con el Estado, lo que le otorga un papel protagónico al pueblo.

Como parte del Plan Navidades Felices, el Gobierno Boliviano ha realizado la distribución a través de los CLAP de 26 mil toneladas de pernil de producción nacional, equivalentes a más de 7 millones 800 mil piezas, con precio subsidiado en 45% del valor de mercado; beneficiando a más de 24 millones de personas en las fiestas decembrinas 2019.

CENTROS DE EMPAQUETAMIENTO

Los Centros de Empaquetado de Alimentos para los CLAP (CEAC), iniciaron operaciones en el año 2016, por instrucción del Presidente de la República, Nicolás Maduro, y cuyo objetivo es empaquetar los combos CLAP, que son distribuidos a las familias.

En la actualidad existen CEAC, en todas las regiones de la Patria Grande. Esto contribuye a la generación de empleos directos en el territorio, el robustecimiento del modelo que crece de manera vertiginosa con nuevas formas organizativas y mantiene su carácter de independencia, solidaridad y cooperación. Con ello se han incorporado CEAC en todo el territorio nacional, hasta alcanzar 38, incluyendo los operados por empresas privadas y por la Milicia Nacional Bolivariana.

El mayor avance en la territorialización de la producción de Combos CLAP, se registra actualmente en los estados Portuguesa, Guárico y Falcón contando con proveedores privados que producen Combos con materia prima nacional y se estableció la búsqueda de los sectores productivos para brindar el apoyo financiero, logístico y legal para ampliar la producción a gran escala.

MILICIA NACIONAL BOLIVARIANA FRENTE DE LUCHA ANTIIMPERALISTA

El Presidente Maduro, aprobó la propuesta para que la Milicia Nacional Bolivariana se incorpore directamente a las tareas y funciones de supervisión y control de la Misión Alimentación, en conjunto con las gobernaciones, el Poder Popular y los Clap.

Se proyecta una gran unidad nacional, tomando en cuenta que este contingente de mujeres y hombres, más de 3 millones de milicianas y milicianos, están prestos para la defensa de la nación, la operativización del sistema productivo de la República y su incorporación al hacer diario dentro del territorio para la organización orgánica de los CLAP.

SISTEMA CLAP A TRAVÉS DEL CARNET DE LA PATRIA

El Jefe de Estado y de Gobierno, ordenó un nuevo Sistema CLAP-Patria para el control y pago de alimentos subsidiados.

Con el sistema de Control de Entrega de Alimentos Subsidiados (Ceas-Patria) se tiene como propósito articular entre la Milicia Nacional Bolivariana y el jefe de calle de la comunidad para hacer efectiva la entrega de la caja o bolsa de los CLAP subsidiado al pueblo venezolano, logrando de esta forma incrementar la eficiencia de la distribución.

             

COMITÉS ESCOLARES DE ABASTECIMIENTO Y PRODUCCIÓN

Garantizando el derecho y la protección de las niñas y niños de la Patria, el Gobierno Bolivariano creó los Comités Escolares de Abastecimiento y Producción, con el objetivo de optimizar la logística de distribución del Programa Social Bandera de Alimentación Escolar (PAE).

La implementación de los Combos CLAP Escolares y la incorporación del Sistema CEAS-PATRIA, para el control de entrega de alimentos garantiza el complemento de alimentación a 5 millones 357 mil 383 estudiantes, en 23 mil 439 escuelas receptoras a nivel nacional, con la distribución de 488 mil 456 toneladas.

Cada CLAP escolar contiene los alimentos necesarios para una atención diaria de 5 niños por 15 días.

AGRESIONES IMPERIALISTAS CONTRA LOS CLAP

Venezuela, denunció el pasado 23 de mayo que el gobierno norteamericano anunció agresiones a la política alimentaria nacional, para intentar destruir los CLAP. Esta novedosa figura que ha dado al traste con los intereses dominantes del hegemón es atacada por su exitoso desarrollo y consolidación.

En respuesta a las amenazas del régimen imperial estadounidense, el pueblo se movilizó de manera multitudinaria el 8 de junio de 2019, en su defensa.

El CLAP, recibe el reconocimiento de organismos internacionales y avanza hacia el cumplimiento de nuevas metas

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se desplegó el mes de abril con diversas instituciones del Estado en varias regiones del país para conocer el sistema agroproductivo, así como la distribución de alimentos a través de los CLAP.

El acompañamiento del ente mundial permitió demostrar los esfuerzos de abastecimiento alimentario que ejecuta el Gobierno Bolivariano para proteger al pueblo del brutal bloqueo económico de EE. UU contra Venezuela.

La meta trazada por el jefe de Estado y de gobierno, Nicolás Maduro, es consolidar el ciclo de distribución de alimentos cada 15 días en todo el país, y para ello, se han establecido los mecanismos de financiamiento y mantenimiento de las infraestructuras productivas en cada estado a fin de propiciar las condiciones de crecimiento, consolidación y expansión de los CLAP, que siga favoreciendo a los más humildes.

El mayor trofeo de la Revolución Bolivariana ha sido abrazar al pueblo en las dificultades y luchar por mantener la seguridad alimentaria.

Las iniciativas productivas están enmarcadas en el Plan de la Patria 2019-2025 y son una ofensiva para resguardar la soberanía alimentaria del pueblo venezolano ante la guerra multiforme que vive la nación.

Por consiguiente, el Mandatario Nacional ha reiterado su llamado a las empresas privadas para trabajar de manera mancomunada por el bienestar del pueblo y acabar con la independencia del rentismo petrolero.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) del Sistema de las Naciones Unidas, están incorporados plenamente en el desarrollo de este plan y por lo que día a día el Gobierno Bolivariano continúa trabajando para asegurar la soberanía alimentaria como derecho, aún en medio de las dificultades económicas que han impuesto al país.

Venezuela está de pie, firme y avanzando hacia una nueva era productiva donde se incorporan cada vez y con más fuerza nuevos actores sociales del sector público, privado y del Poder Popular. Venezuela sigue dando lecciones y ejemplos al mundo de que el camino es el Socialismo como modelo humanista y de inclusión social capaz de romper con la hegemonía imperial y garantizar la soberanía alimentaria.

T: Yuleisy Matheus

Comparte y difunde