Presidente Maduro rememoró coraje y fortaleza de Antonio Maceo

Cuba y Venezuela, naciones hermanadas por la geografía y por la historia, conmemoran hoy 7 de diciembre, el fallecimiento del prócer antillano Antonio Maceo y Grajales; General asesinado en una emboscada de las fuerzas españolas contra su equipo militar en 1896.

Por su valentía en el combate, sus habilidades estratégicas y su ejemplar disciplina; ascendió rápidamente en toda la escala militar del ejército isleño. A su destacada inteligencia y virtudes personales, se le unía una gran potencia física que le permitió sobrevivir a 27 amplias heridas sufridas en batalla, incluidas heridas por armas de fuego y por arma blanca.

Estas proezas lo hacían invencible, reconociéndosele como el Titán de Bronce, apelativo que ha quedado para la posteridad y con el que se le conoce en la actualidad por los historiadores y por el pueblo cubano.

El Jefe de Estado venezolano, Nicolás Maduro Moros; redactó un mensaje en honor a este revolucionario continental, nacido en la mayor de la Antillas, pero que contenía en sus venas la sangre de Bolívar, ya que su padre pertenecía a la clase mulata nacional.

A continuación se detalla de forma íntegra y textual, el mensaje escrito por el Primer Mandatario de la República y publicado en la red social Facebook:

“Los pueblos de Cuba y Venezuela siempre han tenido lazos que unen sus historias y que han forjado sus luchas, en pro de la libertad.

Por ello recordamos hoy al prócer cubano, General Antonio Maceo y Grajales, quien el 1896 fue asesinado en una emboscada de los realistas contra su columna militar, con lo cual la causa libertadora de Cuba perdió a uno de sus líderes fundamentales.

Maceo era hijo de un mulato venezolano que se había establecido en Cuba, que a pesar de haber luchado en el ejército español contra las tropas de Bolívar, enseñaría a su hijo las artes militares y lo acompañaría cuando se unió al alzamiento de Carlos Manuel de Céspedes, que inició la lucha por la independencia cubana.

Por su coraje, su fortaleza y la fuerza de su figura, se le conoció como “El Titán de Bronce”, quien dejó en los campos de batalla, constancia de su valor y amor por la Libertad, así como sus manifiestos constatan el carácter antiimperialista de su pensamiento, ya que solo veía a Cuba libre y soberana, y jamás como una colonia de España o de los Estados Unidos”.

Texto: Samuel Clemente

Foto: Diario Granma