197 comunidades indígenas participan en ordenamiento del Arco Minero

Comparte y difunde

La coordinadora del Despacho para Pueblos Indígenas y actual directora de Despacho de la Alcaldía Indígena Bolivariana de la Guajira, Meira Guerrero, informó que los ministerios del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico y para Ecosocialismo y Aguas, han realizado consultas a las 197 comunidades indígenas que se encuentran a lo largo y ancho del Arco Minero del Orinoco (AMO), en cumplimiento de los compromisos constitucionales.

Destacó que el pueblo indígena mapoyo, ubicado en el municipio Cedeño del estado Bolívar, inició los procesos de consulta previa, libre e informada relacionados con la Zona de Desarrollo Arco Minero del Orinoco. Luego, se pasó a otros territorios.

 “En el municipio Cedeño, se visitaron cada una de las 113 comunidades indígenas, con un aproximado de 3 mil 200 familias y 16 mil habitantes, de los pueblos: mapoyo, jivi, houttöja (piaroa), eñepá, baré, kurripaco, piapoco, baniva”, dijo  Guerrero. Allí, se realizaron las asambleas según las costumbres y procedimientos de estos pueblos.

 Pueblos indígenas olvidados en el Puntofijismo

Por otro lado, la funcionaria recordó que, durante la Cuarta República, las comunidades indígenas nunca fueron tomadas en cuenta. Fue en 1999, desde que el Comandante Hugo Chávez asumió la Presidencia de la República, que empezaron a ser visibilizadas.

“El Puntofijismo fue la reconfirmación del proceso de colonización para los pueblos indígenas: nada se nos preguntaba; éramos excluidos, de hecho, ni siquiera existíamos en la Constitución. Solo la Revolución Bolivariana nos incluyó y tomó en cuenta, enalteciendo nuestra presencia en nuestras tierras ancestrales”, expuso.

 Descolonizando la minería

A su vez, la también socióloga hizo referencia a cómo el Gobierno revolucionario reivindicó la lucha que, por muchos años, venían ejerciendo las comunidades indígenas del municipio Sifontes del estado Bolívar, para hacer respetar su territorio y su cultura.

 “Nuestros hermanos de los pueblos indígenas pemón y akawayo, en la zona de Araimatepuy, tienen una cueva sagrada donde ni siquiera los indígenas que no están autorizados por el cacique pueden entrar. Es una zona potencialmente minera, y ellos la respetan; nosotros también. Ahí, había algunas empresas que, en algún momento, quisieron invertir en la minería, y el Estado venezolano les dijo que no, porque es un área espiritual”, contó.

Guerrero instó a descolonizar la actividad minera e invitó a las comunidades originarias que trabajan la minería a retomar el conocimiento ancestral, a escuchar a los sabios que viven en las comunidades indígenas y a respetar los espacios no permitidos por el Estado venezolano para uso minero.

“Debemos retomar la espiritualidad que, para nosotros, tienen los minerales, lo sagrado, lo ancestral, y no dejar que nos sigan influenciando aquellos, como lo decía el Comandante Chávez, que continúan haciéndose ricos con la tierra y la riqueza del pueblo indígena”, alertó Guerrero en el programa En La bulla transmitido por RNV Informativa y radio Miraflores.

 Nuevo modelo minero

En la interacción con la vocera del Despacho de Pueblos Indígenas, el ministro del Poder Popular para Desarrollo Minero Ecológico, Víctor Cano, moderador de En la bulla, señaló que hay una gran diferencia entre la minería destructiva capitalista y el modelo de minería responsable, propuesto por el presidente Nicolás Maduro y por el Comandante Hugo Chávez.

 Insistió en que el modelo de minería bajo un enfoque ecológico “reconoce el conocimiento ancestral y acompaña las luchas del pueblo minero para hacer un aprovechamiento de las riquezas minerales que tenga el menor impacto ambiental”.

 “Todo lo que estamos haciendo en el AMO va de la mano con nuestros reglamentos, nuestras leyes y con la Constitución. Como Ministerio para Desarrollo Minero Ecológico, tenemos el compromiso de preservar y proteger esos espacios sagrados de los pueblos indígenas, así como las áreas prístinas del Arco Minero. Aquellos que creen que vamos a destruir los 111 mil kilómetros cuadrados que corresponden al AMO están equivocados: Venezuela respeta los derechos de los pueblos indígenas y resguarda las fuentes vitales. Por eso, la producción minera solo se ejercerá en menos del 5 % del Arco de Guayana”, precisó Cano.

Texto y foto: Prensa Minería

P: Jeferson Sánchez

Comparte y difunde