Ministro Villegas: “Hoy estamos más unidos que nunca contra el fascismo”

Comparte y difunde

Con el objetivo de reflexionar y fijar posición en rechazo a la ola de ataques imperialistas contra los pueblos progresistas de Latinoamérica, este jueves 11 de octubre en la Sala José Félix Ribas del Teatro Teresa Carreño, en Caracas, se llevó a cabo el foro “América Latina en la mira, Unidad frente al fascismo”, organizado por el Ministerio del Poder Popular para la Cultura, en conjunto con la Red de Intelectuales y Artistas en Defensa de la Humanidad y Telesur.

La actividad contó con la presencia del titular de la cartera de Cultura, Ernesto Villegas, quien aplaudió la ejemplar respuesta que ha tenido el pueblo venezolano ante las amenazas y agresiones por parte de la derecha internacional.

Recordó que fue la nación bolivariana la primera en darle una bofetada a las pretensiones del fascismo durante el golpe de Estado contra el comandante Hugo Chávez Frías en el año 2002, gracias a los niveles de consciencia de las fuerzas populares.

“Fue este pueblo bolivariano, el de Chávez, que le dio tempranamente una trompada histórica al fascismo el 13 de abril del año 2002, y le dijo: Devuélvete, fascismo, a las catacumbas de la historia que aquí en Venezuela no pasarás”, expresó.

Villegas destacó que, pese al accionar neoliberal de la derecha contra el país, Venezuela está más unida y fortalecida que nunca en pro de la defensa de sus derechos y de la consolidación de una patria cada vez más libre, igualitaria y justa.

Además, desestimó los comentarios que intentan comparar al país con otros Estados, pues resaltó que la nación bolivariana es una patria única, hermosa y amorosa.

“Jamás Estados Unidos ni ningún otro país será como Venezuela. Venezuela es una hermosa y amorosa patria, es un país único e inigualable. Nunca jamás Estados Unidos ni ningún otro país será como el nuestro, del cual estamos profundamente orgullosos”, aseveró.

Asimismo, el ministro extendió un llamado a la población a no caer en el odio ni dejarse vencer por la cultura de la muerte: “La cultura de la vida debe imponerse por encima de la cultura de la muerte, nunca jamás un revolucionario, bolivariano, humanista, puede celebrar la muerte, la desgracia y el dolor de nadie”.

Volver a políticas del pasado

Por su parte, el exrector de la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez y docente-investigador con maestría y doctorado en Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Sao Paulo, Adrián José Padilla Fernández, explicó que la derecha internacional busca volver a los procesos sociopolíticos de hace 20 años, antes de la llegada de los gobiernos progresistas y populares en el mundo.

Para ello, destacó que el enemigo ha incorporado en sus estrategias expresiones que eran propias de las luchas contra el capitalismo, “como la combinación de todas las formas lucha”.

Citó como ejemplo el caso de Brasil, donde se han utilizado las estructuras del Estado para colocar un freno a la posibilidad de que se consolide un proyecto revolucionario en ese país y se ha optado por aplicar una manipulación de elementos simbólicos para la construcción de un imaginario, especialmente a través de las redes sociales y medios electrónicos.

Señaló que el actual candidato de la ultraderecha a la presidencia de Brasil, Jair Bolsonaro, constituye una amenaza significativa, ya que ha dejado en evidencia su proyecto autoritario, extremista y neoliberal, por medio del cual pretende dejar atrás los procesos de construcción democrática y conquistas sociales alcanzadas por el pueblo brasileño.

Fascismo neoliberal

La politóloga, científico social e integrante de la brigada permanente del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) del Brasil, Aline Piva, aseguró que resulta fundamental entender y reconocer el fenómeno del fascismo al que nos estamos enfrentando para superar y detener su expansión en la región.

De acuerdo con Piva, América Latina es hoy un territorio en disputa, “porque vivimos no solo una profunda crisis del paradigma neoliberalismo, sino también una reorganización en las fuerzas geopolíticas”, a través del surgimiento de la multipolaridad.

Indicó que la derecha se ha dedicado a criminalizar la política, para que sea considerada como “algo vergonzoso” y ha avanzado en la militarización de la sociedad civil, “donde todo el aparato de represión estatal está en manos del ejército”.

La politóloga explicó que los ataques, las agresiones y los golpes de Estado contra los proyectos alternativos y progresistas no encuentran una reacción muy fuerte en el pueblo, “porque es un proceso que viene acompañado con la creación artificial de consensos, a través de procesos subjetivos, bastantes peligrosos, donde los prejuicios más arraigados de nuestra sociedad son explotados para fines políticos; donde los pañuelos de la justicia, la lucha contra la corrupción, son instrumentalizados para el avance de la política, el miedo y el oído”.

Puntualizó que entre las características que diferencian al fascismo neoliberal del fascismo del siglo XX se encuentran: primero, la contradicción entre un discurso ultranacionalista y la defensa de políticas económicas que son claramente ultraneoliberales y, segundo, que no es un movimiento de masas, sino que es una tendencia artificialmente inflada por los medios de comunicación y las redes sociales.

“Tenemos que mirar a Venezuela, porque la antítesis del fascismo es la democracia protagónica y participativa, es devolver al pueblo su papel como actor esencial de la política, esa es la tarea que nos toca”, añadió.

Advenimiento de la antipolítica

Finalmente, la abogada Ana Cristina Bracho recalcó que la región actualmente enfrenta un escenario del advenimiento de la antipolítica, donde la estrategia de los líderes fascistas es utilizar métodos que les permitan mostrarse como sujetos mediáticos y no como políticos.

Asimismo, señaló que parte de la estrategia de estos Gobiernos es hacer ver a Venezuela como lo prohibido, lo malo e incorrecto para que los demás pueblos no sigan su ejemplo.

“Estamos viendo una lucha de clases en nuevos códigos que nos lleva a enfrentarnos nosotros mismos al uso más individual de estas estrategias”, detalló Bracho.

En este sentido, reiteró el rol fundamental que tienen la comunicación y la formación, especialmente en los medios de comunicación, que actualmente se han dedicado a construir un relato ajeno a la realidad.

“La batalla es por la memoria, de lo que ocurrió antes y de lo que vivimos. La lección es que los derechos y el bienestar no son estáticos, los procesos políticos no son irreversibles. (…) Debemos entender las estrategias mediáticas, entender el peligro que corremos si desmovilizan las cuestiones fundamentales de debate, si tenemos miedo a encarar cuales son los retos en relaciona a la tierra, a la igualdad”, agregó.

F: AVN

Comparte y difunde